top of page

4 pasos para vivir con mayor claridad en lo que te genera valor.

¿Sientes que todo es importante y por ello no concretas nada? Esta sensación eleva tu ansiedad y te lleva a la frustración.

Vivimos en un mundo muy acelerado y con muchas acciones diarias, en ocasiones desearíamos tener días de 48 horas. Esto nos lleva a la frustración de sentir que no cumplimos con lo que deseábamos hacer, es aquí donde nace la ansiedad y la desmotivación.

En esta rutina acelerada de vida, nos cuesta diferenciar lo prioritario de lo que nos genera valor y en el afán de lograr todo al tiempo, caemos en hacer las cosas a medias, no logrando culminar lo que nos proponemos.

Es aquí donde el refrán popular «el que mucho abarca, poco aprieta» cobra sentido, el punto está, en que no siempre tenemos claridad en que nos genera valor para enfocar nuestras acciones hacia ello.

El tiempo es limitado, es una realidad. Por esto, tener claridad sobre lo que nos genera valor no solo te ayudara a ser más eficiente, sino que te servirá como una herramienta para mejorar tu bienestar personal.

Porque es frecuente que seamos muy severos con nosotros mismos, cuando no nos cumplimos. Es momento de soltar la crítica y aprender un conjunto de recursos que nos permitan vivir mejor.

Enfócate en lo que importa: 4 pasos para vivir con mayor claridad en lo que te genera valor.

1. Identifica tus valores personales.

Los valores personales son aquellas creencias y principios que una persona considera que genera valor o como su palabra dice “valora” y que guían sus acciones y decisiones.

Son la base de la ética personal y pueden variar de una persona a otra. Estos valores pueden incluir la honestidad, la lealtad, la responsabilidad, la justicia, la tolerancia, la empatía, entre otros. Los valores personales son una parte fundamental de la identidad de cada individuo y pueden influir en su comportamiento y relaciones con los demás.

¿Como descubrir los valores personales?

Descubrir los valores personales puede ser un proceso introspectivo y de autoanálisis.

Una forma de comenzar es haciendo una lista de los aspectos de la vida que consideras importantes y que te brindan satisfacción.

También puedes reflexionar sobre las decisiones que has tomado en el pasado y qué valores influyeron en ellas.

Otra herramienta es preguntarte a ti mismo qué principios te gustaría inculcar en los demás y cómo te gustaría ser recordado.

Recuerda que los valores son únicos para cada individuo y pueden evolucionar con el tiempo.

Elabora una lista de tus valores y utilízalos como tus pilares de vida.

2. Analiza tus acciones y asegúrate de que estén alineadas con tus valores.

Es valioso reflexionar sobre nuestras acciones y asegurarnos de que están en línea con nuestros valores personales. Aquí hay algunas maneras en las que puedes llevar a cabo esta tarea:


Compara tu lista de valores con tus acciones diarias. ¿Estás tomando decisiones que reflejen tus valores? Si no es así, ¿qué cambios podrías hacer para alinear tus acciones y valores?


Presta atención a cómo te sientes después de tomar una decisión o llevar a cabo una acción. Si te sientes incómodo o en desacuerdo contigo mismo, es posible que estés actuando en contra de tus valores. Tómate el tiempo para reflexionar sobre por qué te sientes así y cómo puedes hacer las cosas de manera diferente en el futuro.

Busca apoyo en amigos o familiares que compartan tus valores. Puede ser útil hablar con alguien que tenga una perspectiva similar y recibir su retroalimentación y consejos.

Recuerda que vivir de acuerdo con nuestros valores no siempre es fácil, pero es fundamental para nuestra salud mental y emocional a largo plazo.

3. Aprende a decir «no» a las cosas que no te generan valor.

Decir «no» puede ser difícil, pero es importante aprender a hacerlo para poder priorizar lo que realmente importa en nuestras vidas. Aquí hay algunas razones por las cuales decir «no» puede ser beneficioso:

Te permite tener más tiempo y energía para dedicar a las cosas que realmente importan en tu vida.


Ayuda a establecer límites saludables en tus relaciones personales y profesionales.


Te permite ser más auténtico contigo mismo y no comprometer tus valores o necesidades.


Reduce el estrés y la ansiedad asociados con comprometerte con demasiadas cosas.


Recuerda, decir «no» no es egoísta, es una forma de cuidar de ti mismo.

4. Genera metas enfocadas en actividades valiosas y significativas para ti.

Establece metas enfocadas en tus valores y no en el hacer.

En lugar de centrarte solo en lo que tienes que hacer, es fundamental que establezcas metas basándote en tus valores personales. Al hacer esto, podrás asegurarte de que tus objetivos sean significativos para ti y te ayuden a avanzar hacia la vida que deseas.

En lugar de centrarte en logros externos, como ganar dinero o conseguir un trabajo de prestigio, piensa en cómo puedes mejorar tu vida y la de los demás a través de tus objetivos.

Trabaja en metas que te ayuden a desarrollar habilidades relevantes o te permitan hacer cosas que te apasionen.

Asegúrate de que tus metas sean realistas y alcanzables, pero también lo suficientemente desafiantes como para que te sientas motivado a trabajar en ellas.

Una vez que has decidido enfocarte en actividades valiosas y significativas, es importante que generes un plan de acción para asegurarte de lograrlo.

En conclusión, hacer más no significa vivir mejor. Nuestras fuerzas y energías deben enfocarse en cada instante a lo que nos genera valor y acerca a nuestro propósito de bienestar.



 

*Los contenidos de Aventura Interior se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.



26 visualizaciones

Entradas relacionadas

Transforma tu dolor en poder

Este no es otro email lleno de frases bonitas sobre el amor propio que puedes encontrar en cualquier taza de café por ahí. 

Kommentare

Mit 0 von 5 Sternen bewertet.
Noch keine Ratings

Rating hinzufügen
bottom of page